martes, octubre 31, 2006

MANIFESTACIONES VARIAS

Ayer por la tarde mientras marchábamos me preguntaba, totalmente influida por el artículo de Gilly (http://www.jornada.unam.mx/2006/10/30/020a1pol.php) ¿en dónde están los millones de personas que salieron a parar la guerra en 1994?, ¿en dónde están los millones de personas que llenaron la plancha del zócalo capitalino en las manifestaciones de amlo?, ¿en dónde está la resistencia?, ¿en dónde está e mismísimo señor amlo?
Hoy por la mañana, decidida a informarme, compro el periódico y veo que Obrador, por fin, luego de meses, (ya que no tiene nada que perder) decide manifestarse y oponerse al uso de la fuerza pública en Oaxaca. Desde mi humilde morada le envío una felicitación: Señor Obrador, por fin abrió usted la boca, mis más sinceras congratulaciones.
Hoy a las 4:00 de la tarde, igual que ayer, que antier, que el día anterior a antier, la APPO en la ciudad de México ha llamado a manifestarse y hoy martes Obrador se une a esta protesta en el mismo lugar pero a las 5:00 pm. No comprendo la diferencia de horario, sin embargo no voy a especular, porque los malos pensamientos se me abarrotan en la cabeza.
Tuve noticias de que hoy a las 11:00 de la mañana hubo una manifestación de estudiantes del CCH, cinco camiones repletos de manifestantes se dirigieron hacia Bucareli (SEGOB). Cada vez vemos que hay más protestas en la ciudad... y no vamos a parar!!!
Sin embargo, hay que señalar que tres manifestaciones el mismo día, darían para una manifestación mucho más grande. Creo pues, que debemos organizarnos para, por lo menos marchar (también metafóricamente) todos al mismo tiempo (aunque si en la metáfora se nos atora, que no se note en las calles) y hacer entre todos los que somos mucho más ruido.
Nos vemos hoy a las 4:00 y a las 5:00, también.
pd. Tengo mis dudas, no me gusta la idea de que amlo convoque en otro horario a otra manifestacion, está muy bien que se manifieste, pero... Ya veremos, ya tendre toda la tarde para confirmar mis elucubraciones.

Todos a marchar por Oaxaca

Como todos saben ha entrado la PFP al centro de la ciudad de Oaxaca.
Como saben, la violencia gubernamental ha ido en aumento y para estas fechas se cuenta (o se resta) con más de 10 muertos, más de 60 detenidos en Oaxaca, varios desaparecidos,casi 40 casas cateadas en el día de hoy, helicópteros entrando y saliendo de la zona militar, decenas de heridos por arma de fuego,11 chavos detenidos en la marcha de APPOyo en el DF,3 profes de la huelga de hambre en el hospital,etc., etc.
Los medios, por su parte, justifican la entrada de la fuerza pública y con todo el cinismo posible increpan a los appenses diciéndoles que son coresponsables de la violencia y que no tienen por qué brincar, cuando ellos mismos han atacado a las fuerzas del orden con sus peligrosísimos palos y piedras.
No sé ustedes, pero yo creo que ya basta de mentiras y malversaciones. Ni la tele ni el radio informan lo que deben, o sí, informan lo que sus patrones les dicen. Debemos buscar medios alternativos, asistir directamente al plantón, escuchar la radio universitaria oaxaqueña, leer entre líneas en los periódicos, no conformarnos.
Lo que pase en Oaxaca será sólo el principio. Será la primeracucharada del sexenio calderonista.
Al paso que vamos, seremos cada vez más los que estemos en apuros y en contra de las políticas neoliberales represivas. Si no salimos ahora a apoyar a Oaxaca, en poco tiempo saldremosa pelear por nuestro propio pellejo.
Informémonos, difundamos esa información y asistamos a las marchas del 30 y 31 de octubre del hemiciclo a Juárez a gobernación y a los pinos, a las cuatro de la tarde, es lo mínimo que podemos hacer.

El derecho civil y político a la autodeterminación

Los pueblos de Oaxaca han demostrado, acuerpando sus palabras, apalabrando a sus cuerpos, que sólo están defendiendo su derecho civil y político colectivo básico: su soberanía su autogobierno, su autodeterminación.

Saber gobernarse o gobernarse bien puede ser muy difícil o raro, tanto en lo individual como en lo colectivo, pero el derecho a gobernarse uno mismo,. una comunidad a sí misma, es vital. El único modo de enfrentar la adversidad del mundo con dignidad y firmeza es siendo autónomos, responsables de uno mismo, de sus propias leyes, límites. Los autonomistas son anarquistas no por el hecho de que "no quieran gobierno", sino porque, en principio, niegan un poder sobre ellos mismos que les sea ajeno. El único gobierno posible y legítimo es el autogobierno, en la persona. En la colectividad también, sólo que ahí no manda uno, ni el ego, ni el yo, ni el capricho... sino todos. Pero no todos tenemos a la mano una colectividad así. Nuestras comunidades son más difusas, dispersas, móviles, flexibles, cerradísimas algunas, pero ineficaces para todos. Son más justas con unos pocos y más injustas para otros. Hasta el punto de la antropofagia política, económica. La explotación es un crimen organizado sistemáticamente. Pero resulta que los que se organizan colectivamente empiezan por darse cuenta de lo que los aproblema, los afecta. Observan, analizan, discuten, construyen, siguen viviendo. Y un día, el sistema quiebra por donde enardece y da rabia y tristeza, le matan a uno su gente, la hieren, la torturan, la apresan, la desaparecen. Eso sí que es prender mecha. Y ante esa terrible provocación a la guerra que es la represión a un pueblo, los pueblos resisten, responden con política, no con guerra. Resiste. El pueblo es el asediado, carajo, no el que asedia. Pero resulta que en el pueblo hay unos que tienen más que temer y más qué perder que otros. Porque el pueblo ha dejado también de ser comunidad, y a veces es de veras lo que es ya, una ciudad. Oaxaca es ya una ciudad compleja, diversa, intensa. También tiene colonias periféricas, sin agua, como el D.F. También tiene ricos que de la banqueta no pasan y no conocen ni el mercado local ni han utilizado el transporte público. Y eso es así. Y están los que ni se enteran de nada, nunca, anclados a la tele.
Pero hoy todos fueron gaseados.

Derechos humanos

Ayer fue importante para la liberación de los compas la vigilancia que hizo la CDHDF, y la prestancia de la LIMEDH (Liga Mexicana de Derechos Humanos). Es importante reconocer el importantísimo papel que desempeñan, sobre todo en épocas en que se desatan las cacerías de brujas y la represión.

Asimimo, es importante que declaren, y denuncien. Pero a buen tiempo. No es justo para nadie que esperen "momentos políticos" para la denuncia con mostración de evidencia (como el caso de la CNDH y la evidencia de la represión de Estado en Atenco).

Los activistas de derechos humanos son fundamentales, porque protegen --hasta donde pueden-- lo que de humano tiene el hombre; la dignidad, para empezar.

Es elemental que los ciudadanos que se organizan para la desobediencia civil se preparen también en los temas más técnicos y prácticos de esta materia (la filosofía y la sociología, dejémoslas para despues).
________

Hubo abuso de autoridad durante manifestaciones de
APPO en el DF: CDHDF
Bertha Teresa Ramírez
La Jornada, 30/10/2006 14:52


México, DF. El presidente de la Comisión de Derechos
Humanos del Distrito Federal, Emilio Alvarez Icaza
afirmó este medio día que tiene elementos para señalar
que se configuraron abusos de autoridad y de tensiones
arbitrarias durante las manifestaciones de la APPO
ayer domingo en el Eje Central.


Los visitadores de la Comisión fueron testigos de
algunas detenciones arbitrarias que nos preocupan así
como que haya habido personas vestidas de civil
realizando estas detenciones, señaló Alavez Icaza al
término de la instalación del Consejo para Prevenir y
Erradicr la discriminación en el Distrito Federal.


El ombudsman capitalino, afirmó que hay 20 detenidos y
señaló que personal de esa comisión estuvo en la
agencia 50 del Ministerio Público, donde se vio con
preocupación la actuación de algunos elementos de la
SSP-local.


Indicó que se hará la investigación correspondiente
"pero tenemos elementos para presumir detención
arbitraria, tratos crueles e inhumanos y degradantes,
hay personas lesionadas y son 20 los detenidos".

lunes, octubre 30, 2006

Actualización sobre detenidos ayer en el D.F.

Al menos 11 de las 20 personas detenidas y llevadas a la agencia #50 del D.F., ya fueron liberadas sin cargos.

domingo, octubre 29, 2006

Violación de derechos humanos y políticos hoy en el D.F.

Estas son nuestras compas, siendo apañadas hoy por una mujer tira:

Y así es como se cuenta la historia oficial del apañe a nuestros compañeros detenidos ilegalmente (ver posts de más abajo):

Capturan a 13 integrantes de la APPO por agresión y vandalismo www.milenio.com

marcha por la paz y la libertad en oaxaca

TOD@S A LA MARCHA
MARTES 31 DE OCTUBRE
4 DE LA TARDE
DEL HEMICICLO A JUÁREZ A GOBERNACIÓN, d.f.

.fuera ulises ruiz
.alto a la represión
.libertad a los presos políticos
.presentación con vida de los desaparecidos


¡PAZ Y LIBERTAD!


Jóvenes estudiantes detenidos ilegalmente en el D.F.

Nuestros compas ya estaban separándose de la marcha de repudio a la
violencia en Oaxaca, iban tomando fotos, acercándose a sus autos,
cuando aproximadamente 15 policías vestidos de civiles los apañaron
con bates (de beisból), los agredieron, los sometieron. Se ensañaron
con los hombres. Parece que algo les sembraron en las mochilas.
Pidieron refuerzos y llegaron unas patrullas, en las que se los
llevaron a la delegación 50, en la Doctores. Ahí les quitaron sus
celulares. Nuestros compañeros pidieron ser presentados ante el MP,
cosa que no ocurrió. Los querían hacer posar para la prensa, pero
nuestros compas se negaron. Les pidieron que les dijeran de qué los
acusaban, pero no se les dijo. Por a'i escucharon que de robo, quema
de patrulla y quién sabe qué más. Ellos eran 11, a donde llegaron se
encontraron con que había 4 chavos más y una chava.

Estos son los nombres:

  1. Ileana Cuapid
  2. Ada Zaira Chávez
  3. Yazmín Ortega
  4. Elizabeth Balladares
  5. Cynthia Castro
  6. Teresa Salgado
  7. Pablo Dorante
  8. Heriberto Paredes
  9. Víctor Duarte
  10. Gerardo Florencio
  11. Demián Gómez Medina

Ellos encontraron en el juzgado #50 a:
  1. Juan Luis
  2. Arturo Martínez
  3. Otros dos hombres y una mujer (no tenemos los nombres)
Fernando Pedrero, enviado
El Universal
Monterrey, NL
Domingo 29 de octubre de 2006

19:16 Los empresarios Federico Sada González, presidente y director general de Vitro; Claudio X González, presidente del Consejo de Administración de Kimberly Clarck de México, y Luis Peña, director de Banorte, aplaudieron la intervención, "aunque tardía" de la Policía Federal Preventiva para desmantelar el cerco que mantenían militantes de la APPO en el centro de Oaxaca.

Señalaron que la acción permitirá retomar el diálogo y generar un ambiente de mayor tranquilidad en la entidad.

Entrevistados por separado luego de participar en el primer día de actividades del Foro "México Cumbre de Negocios", que se realiza en esta ciudad, los empresarios sostuvieron que es tiempo de capitalizar esta acción en lograr una solución integral donde resulte fortalecida la entidad.

"Lo vemos como una oportunidad para que se inicie el diálogo se ve ya una acción firme de las autoridades, pero ésta debe capitalizarse para que haya una solución adecuada. Ya ha pasado mucho tiempo, pero es una buena oportunidad para que los partidos políticos involucrados se sienten racionalmente y vean el peligro de la vida humana, y sobre todo la educación está sufriendo.


"Nosotros seguimos parados mientas otras naciones nos están rebasando", dijo Sada González. Añadió que si bien a la vista de los inversionistas internacionales lo que más les interesa es depositar sus inversiones en una nación que ofrezca competitividad Por su parte, Claudio X. González, también presidente del Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP), calificó la intervención de la PFP como apropiada, aunque tardía.

Sostuvo que las tres principales demandas que los empresarios le harán a Felipe Calderón cuando éste se convierta en Presidente para el periodo 2006-2012 para lograr un crecimiento sostenido con empleo serán "estado de derecho, estado de derecho y estado de derecho".

"Qué bueno que se está tomando esta decisión, porque el hecho de que los maestros empezaran a soldar las puertas de los colegios fue la última gota que derramó el vaso, ya que es algo que no podemos permitir en este país, no podemos impedir que nuestros hijos no tengan educación. La intervención fue tardía desafortunadamente, ya que se postergó por el proceso electoral, luego el proceso postelectoral, las elecciones de Chiapas, luego las elecciones de Tabasco que no se podía intervenir por el efecto político que se pudiera tener, pero los oaxaqueños han pagado un alto precio hasta ahora", subrayó.


¿Todavía no queda claro quienes son los enemigos de la paz con justicia y dignidad?

El día de hoy empieza la represion en Oaxaca

Mientras uno intenta informarse de lo que pasa, los medios siguen con la cotraofensiva. Dicen, por ejemplo, que la muerte de Bradley, el reportero de Indymedia fue resultado de un enfrentamiento. Para quien tenga estómago, esta es la dirección en la que se puede ver el último video grabado por él (es también el video de su muerte). http://cyberpunk.cl/Infamia-contra-Bradley_ataqueArmado-en-SantaLucia-del-Camino__Oaxaca--27oct06.mp4

La resistencia no se queda en bloquear calles, es necesario bloquear y cmbatir a la propaganda.

viernes, octubre 27, 2006

20:00 hrs
DE ACUERDO A ULTIMOS REPORTES, EL RESULTADO DE LA AGRESION A MANO DE POLICIAS Y GRUPOS DE PRIÍSTAS ES DE 30 HERIDOS POR ARMA DE FUEGO Y 5 PERSONAS ASESINADAS


TENEMOS UN PROBLEMA CON EL NUMERO DE COMPAÑEROS QUE ESCUCHAN LA RADIO EN LINEA
como solucion favor de conectarse a www.kehuelga.org ellos de manera solidaria nos restrasmiten


LA CIUDAD ESTA PARALIZADA, HAY BARRICADAS POR DOQUIER
ESTE DIA 27 DE OCTUBRE, ES UN DIA HISTÓRICO PARA EL PUEBLO OAXAQUEÑO
INVITAMOS A TODOS ESTAR ATENTOS AL DESARROLLO DE LOS ACONTECIMIENTOS



Me permito un publicar un texto de Lanasubelanabaja

Mis estimados, disculpen que me entrometa en su diálogo, pero es que el día de hoy leí una nota en La Jornada que me llenó de terror y de indignación, y que además viene muy a cuento con lo que en este espacio han conversado. Se trata de una nota que refiere la respuesta que prepara el gobierno del Estado de México al informe que la CNDH presentó sobre el abuso de autoridad y la tortura que integrantes de la policía estatal cometieron contra los detenidos en Atenco, particularmente durante su traslado al penal de Santiaguito. El titular de la PGJEM, Abel Villacaña, sostuvo que no puede imputarse a la policía el delito de tortura bajo el argumento legaloide de que “la conducta de los policías no estuvo encaminada a obtener una confesión o una información de parte de los asegurados.” Como el Código Penal establece que la tortura sólo se da “cuando se intimida, golpea o se causa daño físico (ojo, que no psicológico) a una persona con el propósito de obtener de ella una confesión o una información”, y eso no fue lo que sucedió con los detenidos de Atenco, entonces el procurador dictaminó que la conducta mostrada por los agentes policíacos se enmarca en el delito de “abuso de autoridad”.
Desconozco si la pena judicial para el delito de abuso de autoridad sea menor que la que se establece para tortura, ni si ésta última es juzgada por los tribunales federales o también por los estatales.
Pero además de lo obvio (que esta definición de tortura niega los pactos internacionales en materia de derechos civiles y políticos, la declaración universal de derechos humanos, y hasta al sentido común, que establecen que tortura también es el daño físico y psicológico cometido contra alguien como castigo, venganza o mero “entretenimiento” del torturador), me parece que esta declaración entraña la discusión entre lo político, lo justo y el Estado de Derecho. Y en ese entramado se da la batalla por los conceptos.
Primero Rubén Aguilar desdeñó el informe de la CNDH sobre Atenco al calificarla de “política”, agradeciendo el gesto, el procurador del Estado de México la sometió a las leyes y la encontró improcedente. Ninguno de estos funcionarios debatió la veracidad del informe, ninguno se pronunció en contra de la violencia con que se trató a los detenidos, ninguno hizo juicio moral alguno, ninguno se refirió a la violación de los derechos humanos de los “asegurados”… simplemente no tuvo cabida en el marco del Estado de Derecho que se supone nos gobierna y que, constantemente se nos reitera, debe prevalecer ante lo político. Y claro, para eso tenemos instituciones, para hacer cumplir la ley (si ésta es escrita o interpretada por una clase en el poder no es tema a discutir). Caso cerrado. Dejemos que el Poder Judicial haga su trabajo y vayámonos a dormir tranquilos, seguros de que esa señorona llamada Ley vela nuestro sueño.
Bajo este discurso se niega en la práctica toda vigilancia, mediación e intervención pública de las organizaciones civiles en las prácticas políticas, y con ello a la democracia.
Creo que sí, que necesitamos dar la batalla por los conceptos, y con ello no me refiero a la definición de lo que es izquierda o derecha, sino a restituir al espacio de lo público (y por tanto de lo político) la discusión sobre lo que es justo y lo que no.

miércoles, octubre 25, 2006

Justicia, no represión

Farisaica sería la conducta de quienes, en el conflicto, sólo se cuidaran de aplicar la letra de una juridicidad que sofoca el grito de justicia del hombre atropellado. Monseñor Romero
_______
Propone Serapaz tregua de 100 días en Oaxaca y crear instancia civil de mediación

Servicios y Asesoría para la Paz (Serapaz) propuso al secretario de Gobernación, Carlos Abascal; a la Presidencia de la República; a la sección 22 del magisterio, y a la directiva de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO) consensuar una "tregua general de 100 días" en la entidad, que incluye una solicitud de licencia temporal del gobernador Ulises Ruiz por ese periodo.

Lo anterior, para propiciar "la serenidad, claridad y visión de conjunto" entre todos los oaxaqueños, y construir una "oportunidad de avance histórico" en el conflicto.

Para la organización civil encabezada por el obispo Samuel Ruiz García, la situación en la entidad "ha entrado en una fase de alta complejidad y de riesgo", y requiere designar, "de común acuerdo", una instancia civil de mediación que ayude a construir el "largo" proceso de solución que se requiere.

En la propuesta que se entregó al secretario de Gobernación el domingo 15 de octubre e inmediatamente después a la APPO y a la sección 22 magisterial, se plantea además impulsar un "amplio" proceso de consulta sobre lo que Serapaz define como la Agenda para la Transformación Política, la Paz y el Desarrollo de Oaxaca, con el propósito de converger, en enero, en "un gran foro oaxaqueño".

Fuentes involucradas en el conflicto informaron que esta iniciativa permitió retrasar la posibilidad de que ingrese la fuerza pública a la entidad, y que sigue en análisis.

El documento, del cual tiene copia La Jornada, está fechado el 17 de octubre, día en que se esperaba que el pleno del Senado de la República definiera sobre la desaparición de poderes en la entidad. Este resultado coincidiría con las conclusiones de una asamblea de la APPO, a ocho días de que la comisión negociadora de la asamblea arribara a los primeros acuerdos con Abascal, como resultado de la mesa de diálogo y negociación.

Serapaz confiaba en dar a conocer en ese momento, como instancia civil de coadyuvancia reconocida por las partes, lo que denominó su "iniciativa de emergencia", pero el rechazo del Senado a pronunciarse sobre la desaparición de poderes lo retrasó.

No obstante, dejó en la mesa 10 opciones para evitar la aplicación de medidas de fuerza en Oaxaca. En primer lugar, "declarar un receso multilateral de 100 días en la disputa central del conflicto", con solicitud al gobernador para que pida licencia temporal, en bien del ejercicio del diálogo y de conformidad con la legislación estatal.

"Mejores condiciones políticas"

Con ello, según Serapaz, habría "mejores y nuevas condiciones políticas" para "rehacer la búsqueda de una solución política negociada". A la par se suspendería "todo operativo federal que implique la llegada y acción de fuerzas armadas y policiacas" a la entidad.

Ponderó continuar el proceso de negociación entre la APPO y Abascal para "cumplir de inmediato" el inicio de los acuerdos en materia magisterial y el regreso a clases; los cambios en los mandos de seguridad y policía estatal, la instalación de un consejo ciudadano de seguridad y la realización de un "plan de depuración urgente" bajo la coordinación de un subsecretario federal: Rafael Ríos García, de la Secretaría de Seguridad Pública federal.

También la liberación incondicional de presos, parte de la jornada de lucha iniciada hace más de 150 días en el estado; la cancelación definitiva de órdenes de aprehensión, y la aplicación de un programa de reactivación económica.

Oaxaca requiere, indicó la agrupación, un "operativo civil por la paz", instrumentado por organizaciones civiles, eclesiales y defensoras de derechos humanos. Si prospera su propuesta de los 100 días, este mecanismo apoyaría acciones de distensión y seguridad en plantones y colonias del estado que así lo requirieran.

Mediante su escrito, Serapaz propuso a la APPO, al magisterio y las organizaciones populares involucradas en el conflicto que en coordinación con el consejo ciudadano de seguridad y el operativo civil citado "suspendan las barricadas y bloqueos que afecten el libre tránsito y la normalidad de la vida económica y turística de la entidad".

La construcción de la agenda para la transformación política tendría como base, para el despliegue de iniciativas y propuestas de "todos los actores en todas las regiones (de la entidad), el Pacto por la gobernabilidad, la paz y el desarrollo de Oaxaca, así como la propuesta indígena en torno de la Iniciativa ciudadana de diálogo por la paz, la democracia y la justicia en Oaxaca". Posteriormente se "diseñaría un procedimiento convergente".

Firmada por el obispo Samuel Ruiz García, Dolores González, Miguel Alvarez Gándara, fray Gonzalo Ituarte, Jorge Fernández Souza y Pablo Romo Cedano, la propuesta de Serapaz subraya que una instancia civil de mediación permitiría una interlocución amplia y directa a lo largo de la tregua especial de 100 días, para continuar la búsqueda de propuestas y soluciones a las diversas problemáticas del conflicto.

esta nota proviene de La Jornada del 24 de octubre de 2006

jueves, octubre 19, 2006

El analfabeto politico

Apostilla de Bertolt Brecht a la ponencia de Guelo:

El peor analfabeto es el analfabeto político.
Él no ve, no habla, no participa de los acontecimientos políticos.
Él no sabe que el costo de la vida, el precio de la papa, del pescado, de la harina, del alquiler, del calzado o del remedio, dependen de decisiones políticas.
El analfabeto político se enorgullece e hincha el pecho diciendo que odia la política. No sabe, el idiota, que de su ignorancia política nace la prostitución, el menor abandonado, el asaltante, y el peor de todos los bandidos que es el político corrupto
y lacayo de las empresas nacionales y multinacionales.

Sin comentarios...

Editorial Banda-Ancha Carpa Rebelde / 18 de octubre

Escriben los compas de Radio Plantón:

"Otra noche crucial. Nos estamos acostumbrando a las noches cruciales y a las fechas fatales que nunca pasan de la fatalidad anunciada.
"Los senadores panistas corriendo de aquí para allá, buscando alguna puerta entre los priístas, visitando Los Pinos (a ver si desde foxilandia sale milagrosamente una respuesta coherente), buscando el modo de lanzar la bomba a la Suprema Corte, en donde nadie sabe desactivar explosivos, aunque los han ido almacenando durante todo el sexenio.
"Otros curiosos personajes del gran circo también corren y al menos saben para dónde van: van por el dinero. Ulises dice que todo se resuelve si le dan una partida presupuestal fresquecita. Los hoteleros dicen que, con solución o sin solución, ellos quieren cien millones. Y hasta el Instituto Nacional de Antropología e Historia dice que va necesitar unos milloncitos para reparar daños (nos preguntamos a qué daños se refiere el INAH, que cerró metódicamente los ojos mientras Ulises nos cambiaba la cantera por el cemento).
"Los priístas, ya sabrás, corren en círculos, mordiéndose las heridas, de modo que éstas nunca cicatrizan y terminan infectándose y gangrenándose.
El sindicato de Elba Ester no corre, brinca al son que le toquen, y lo quiere todo planchadito.
"Y uno sentado a las tres de la mañana frente a una barricada, con el café muy dulce y el humor muy ácido, con la radio puesta, con el humo y el fuego de la hoguera, con el cielo oaxaqueño y el amor de la barricada, viendo a estos compas que hacen análisis político, se ajustan la chamarra, atizan el fuego, de pronto se preguntan que pa cuándo, cuentan algún chiste y se comen una concha. Y la noche transcurre con estos compas que tiene brincando como histéricos a todos los figurines del poder político.
"Porque este movimiento no corre. Camina, siempre camina. Con o sin la venia de los senadores."

martes, octubre 17, 2006

En "Dialogos con las Organizaciones de la Sociedad Civil (OSC) sobre ciudadania y cultura politica democratica"



Los Derechos Humanos, una introducción

José Luis Soberanes, presidente de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, aseguró que hoy, 16 de octubre, haría la recomendación "por las violaciones a los derechos humanos cometidas por las corporaciones policíacas federales, estatales y el Instituto Nacional de Migración" en el operativo en San Salvador Atenco. En dicho documento se acreditan, entre otros atentados a los derechos humanos, violaciones sexuales, detenciones arbitrarias, tortura física y sicológica, cateos ilegales y los asesinatos de Francisco Javier Cortés y de Alexis Benhumea cometidos por la policía estatal del Estado de México y la policía federal.
Cuando Soberanes, la semana pasada anunció el contenido de este informe, Rubén Aguilar, vocero de la Presidencia, lo descalificó diciendo: “Ustedes saben el tipo de declaraciones que hace o suele hacer el doctor Soberanes, de carácter político, muy ajenas a la labor de un ombudsman”.
Esta declaración, preocupante en sí misma, pone en evidencia uno de los problemas con los que el seminario que convoca a este diálogo se ha enfrentado: qué se entiende por política. Es obvio que en la descalificación del señor Aguilar quiere hacernos pensar que el presidente de CNDH busca algún tipo de interés personal al denunciar lo ocurrido en Atenco los días 3 y 4 de mayo de 2006. “Ustedes saben el tipo de declaraciones que hace o suele hacer el doctor Soberanes, de carácter político, muy ajenas a la labor de un ombudsman”, dijo, dando a entender que no está cumpliendo con la obligación de imparcialidad necesaria, sino que actúa de modo faccioso. Además obviar su cargo público, acude a una idea negativa y restringida de la política que no es exclusiva del vocero de la Presidencia, en el que me quiero detener un momento, y que comúnmente se encuentra en diferentes expresiones cotidianas.
Esta expresión pone en evidencia el frecuente uso del concepto de política que se pone en marcha, por ejemplo, cuando los comentaristas de radio y televisión insisten en preguntarse a quiénes benefician las protestas en Oaxaca, a qué grupos a qué oscuros intereses responden las protestas en Oaxaca. Bajo esta idea de la política uno puede estar orgulloso al decir: “yo no me meto en política” y, al mismo tiempo, cuando se ve una protesta en la Secretaría de Gobernación, por ejemplo, afirmar con suficiencia y airadamente: “alguien movió a toda esta gente ¿quién habrá sido?, ¿para qué?”
Varios son los elementos que comparten estas expresiones: Primero, la política es un asunto de individuos. Dos, sólo los individuos que tienen intereses. Tres, sus intereses son, en todas las ocasiones, egoístas. Finalmente, no existen las reivindicaciones sociales. Pero más que descalificar estas expresiones por pensar, como se suele decir, que es una mano pachona que está detrás de todo evento político, estas expresiones cotidianas apuntalan una misma idea: la política definida como la estrategia y acciones tácticas encaminadas a la obtención y mantenimiento del poder.
Según esta definición los que hacen trabajo político lo hacen por interés personal. Los asuntos políticos, en consecuencia, se refieren y afectan sólo a aquellos que luchan por el poder. El resto de la ciudadanía asistimos a la política como cuando se acude a un cruel espectáculo. Los conflictos sociales están, en el mejor de los casos, desvinculados de la política.
En una página de Internet dedicada a los derechos humanos, y siguiendo esta misma idea facciosa de la acción política, se explica que a finales del siglo XIX y principios del XX el activismo por la defensa de los derechos humanos estaba ligada a la lucha partidista y religiosa, de modo que, la consecuencia aparenta ser natural, sus preocupaciones eran más políticas que humanitarias. En estas diferentes argumentaciones se insiste en que la defensa de los derechos humanos no debiera tener un carácter político. Sólo una posición que superara el lugar de conflicto y confrontación podría evitar que los gobiernos asumieran la defensa de los derechos humanos como una amenaza, y que, como en las dictaduras del Cono Sur en los setenta, entre otros regímenes, se vigilara a las organizaciones de derechos humanos como un objetivo militar para el mantenimiento del orden y la estabilidad política.

Esta extendida idea de la política tiene algo de razón: es cierto que la política tiene que ver con el conocimiento de los mecanismos para postular y satisfacer los intereses particulares en el ámbito público. Pero la política también es el mecanismo que las sociedades desarrollan para solucionar los problemas de autoridad, distribución de funciones sociales, así como la distribución de bienes y servicios. La política es un mecanismo de acuerdo y resolución de problemas colectivos. Y en la medida en que los problemas son colectivos, es esa colectividad la que se ve afectada por las decisiones políticas.
Es necesario pensar, entonces, que la política trata directamente con los problemas y conflictos sociales. Para tal efecto, no viene mal recordar que la Declaración de los Derechos del Hombre y el Ciudadano de 1789 es resultado de un proceso revolucionario contra el absolutismo. Esta declaración, realizada en Francia, pero acogida con entuciasmo en América Latina, debiera advertirnos de la doble condición de los Derechos Humanos. Lo que nosotros llamamos el carácter normativo de los Derechos Humanos señala, por un lado, una necesidad social: promover una transformación de las relaciones sociales. Pero al mismos tiempo, advierte de las consecuencias de no cumplir con estos preceptos, al considerar, como lo hacía la Asamblea Nacional del pueblo francés, “que la ignorancia, la negligencia o el desprecio de los derechos humanos son las únicas causas de calamidades públicas y de la corrupción de los gobiernos […]”.
De este modo, la Declaración de los Derechos del Hombre y el Ciudadano nos recuerda que la política es el mecanismo pacífico para solucionar los problemas. Más allá de la política, la guerra y la violencia. Nos recuerda también que, para que la política sea posible es necesario asumir a los derechos humanos como norma de nuestras acciones.

Como vemos, los derechos humanos aparecen como una idea regulativa. Producto de una determinada perspectiva de la historia, pero entendida como expresión de la humanidad, los derechos humanos no le pertenecen a nadie en lo particular. La idea, enunciada como condición trascendente del hombre, no pertenece a un conjunto de individuos o grupo social particular, sino a todos los hombres y mujeres por igual. Hacia el siglo XVIII, los derechos humanos aparecen enunciados de manera secularizada, no como una idea religiosa, lo que es un primer paso hacia su universalización. Provenientes de una noción universalista, los derechos humanos, sin embargo, son enunciados desde un lugar determinado y con una perspectiva acotada: tienen también una historia.
La Asamblea Nacional que proclama los Derechos del Hombre y del Ciudadano se ha enfrentado, en un movimiento turbulento y acelerado, a una creciente centralización de poder, eso que conocemos como el absolutismo. El monarca ha asumido una serie de atribuciones que le correspondían a las Cortes, o asambleas de notables. El Estado absolutista no consulta, sino decide. Ha dado forma a un ejército independiente de las autoridades locales, ha incrementado y personalizado el cobro de impuestos. Ha logrado hacer cada vez más precisas y efectivas sus funciones de administración económica (en el cobro de impuestos) y administración del orden social (vigilancia y castigo). El regreso a mecanismos de representación no es la novedad de la Revolución Francesa sino la postulación de garantías personales, que no pasan por el estatus social de las personas. Las luchas sociales establecieron una nueva imagen de lo social que no tenía en los privilegios de nacimiento su centro articulador. Las garantías individuales se pensaron universales, definiéndose contra la exclusividad del valor humano. La valía y la importancia social no debieran limitarse a un sector social particular.
La experiencia urbana, los asomos del anonimato y de la privacidad, así como una individualidad entendida como potencialidad que no debe ser limitada, dieron forma a lo que hoy se conoce como la primera generación de los Derechos Humanos: los derecho a la propiedad, a la libertad y a la participación política fueron entendidos como los derechos elementales que la sociedad estaba obligada a cumplir. Los derechos humanos fueron la expresión de una sociedad civil que exigía no ser sometida a la autoridad y se afanaba en crear las condiciones de su libertad.
Un siglo después, con la luchas sociales de aquello que se conoció como el proletariado, y con las luchas políticas desatadas por nuevos sujetos sociales colectivos, como los sindicatos, cooperativas y partidos políticos, nuevas exigencias sociales toman lugar. A los derechos humanos de la primera generación se agregan los de la segunda: derechos que pretenden dar forma u mínimas condiciones de equidad social. Ante la igualdad formal de la ley, estas reivindicaciones insistían en condiciones similares para la vida social: el derecho a la salud y a la educación, al trabajo y al techo, aparecen como derechos que deben ser asegurados por parte de la sociedad. Los llamados derechos sociales fueron incluidos como derechos humanos fundamentales. Hoy en día, con un nuevo contexto social, hablamos de los derechos de tercera y cuarta generación: el derecho a la autodeterminación, a un ambiente limpio, el respeto a la diferencia sexual y cultural. Más que hacer una genealogía, lo que he querido señalar es que, si bien la enunciación de los derechos humanos ha sido un trabajo teórico, la reivindicación de éstos ha sido una experiencia social colectiva: esto es, una puesta en marcha de los intereses particulares y colectivos en el espacio público; han sido resultado de intensos debates teóricos y luchas sociales; ha sido una experiencia política.
Es necesario señalar que estas distintas etapas históricas, estas diferentes generaciones de derechos humanos, como se les conoce en la teoría social, no han sido etapas que se sucedan históricamente. El curso histórico de los derechos humanos no es de sustitución, sino de acumulación. Como se dijo en la sesión de la mañana, los derechos humanos son pensados como derechos integrales e interdependientes. Si bien, la libertad y las garantías a la participación política son insuficientes para garantizar una vida digna, debiera quedarnos claro también que no se pueden sostener los derechos a la salud y a la autodeterminación sin dar las garantías políticas y las libertades civiles.
Es por eso que hoy empezamos nuestros “Diálogos con las Organizaciones de la Sociedad Civil sobre ciudadanía y cultura política democrática” con la mesa de los derechos humanos. Creemos que la cultura política democrática y la ciudadanía se fundan tanto en la lucha por la definición de los derechos humanos integrales, como en el mantenimiento de las garantías que éstos plantean.
En sintonía con esta idea, en la mañana se dijo en la mesa teórica, que la lucha política en torno a los derechos humanos tiene hoy dos frentes igual de importantes: se trata de luchar contra la reversión de los derechos conquistados y la construcción de nuevos derechos. Queremos ahora escuchar las experiencias particulares que las Organizaciones aquí presentes han tenido en la lucha por garantizar los derechos humanos.
Escucharlos nos ha permitido, en un primer momento, entender el tránsito de la nomenclatura del las Organizaciones No Gubernamentales a llamarse Organizaciones de la Sociedad Civil. Esta transformación nominal, que muchos dentro del seminario descubrimos en la organización de este evento, es resultado, me parece, de una lucha política. De esa nomenclatura propia de la Guerra Fría y de una espacio público cooptado por la lucha ideológica, las Organizaciones han intentado asumir una nueva identidad, que no se defina por la negación (no soy parte del gobierno) sino por la afirmación (soy parte de las reivindicaciones sociales). Este tipo de transformaciones, producto de experiencias muy concretas, son las que intentaremos entender el día de hoy y a lo largo de estos diálogos.
Es necesario, finalmente, tener en cuenta que este mismo espacio pretende ser el encuentro de visiones diferentes, en una espacio abierto al debate y la discusión a partir de las experiencias personales y grupales: es ya un esfuerzo político por cambiar, entre otras cosas, la idea de lo político .

lunes, octubre 16, 2006

La frase (optimista) de la noche

"Ante un leopardo la fuerza de una hormiga radica precisamente en su insignificancia,
El verdadero animal es el hormiguero en su conjunto.
El leopardo puede arrasar con cientos de hormigas de un lengüetazo pero el cuerpo del hormiguero reparará las bajas en breves segundos.
Las hormigas, entre tanto, tocan fondo en los charcos de saliva y pican laboriosas la lengua del leopardo."
(Eliseo Alberto, Caracol Beach)

miércoles, octubre 11, 2006

Segunda Editorial Banda Ancha-Carpa Rebelde

Lunes 9 de octubre de 2006

Señoras y Señores Senadores: El día de mañana, la comisión de gobernación de la cámara de senadores, discutirá la desaparición de poderes en el estado de Oaxaca. En esta comisión participa el Senador Adolfo Toledo Infanzón, que a pesar de representar a la primera minoría política en el estado, ha tenido la desfachatez de declarar en los medios de comunicación que no hay cabida para exigir la destitución de sus patrones, es decir quien se ostenta como gobernador del estado y su corte de zánganos aprueba leyes. Según él, no ha habido violaciones de los derechos humanos de los maestros y los luchadores sociales por parte de ninguno de los tres poderes. Basta ver los múltiples informes de los diversos defensores de derechos humanos para constatar lo contrario. También asegura que los tres niveles del gobierno operan cotidianamente. Tal vez para él, el hecho de que los diputados aprueben leyes sobre las rodillas en salones de fiesta y cantinas, cuyos principales beneficiarios son ellos mismos, no constituye anomalía alguna. Quizá tampoco le parezca grave que la policía estatal de todos los niveles se haya constituido en gavilla del terror para violentar las noches oaxaqueñas y que su principal función sea operar detenciones extrajudiciales en contra de diversos representantes del movimiento popular.

Aquí en Oaxaca, sabemos bien a quien representa el citado Senador, sin embargo, para contrarrestar su miope visión de las cosas, bastará que salgan a las aceras frente a la cámara donde desempeñan su labor de representación popular y pregunten a los miles de oaxaqueñas y oaxaqueños que desde hoy instalan un plantón permanente en espera de que sus deliberaciones se den a favor del pueblo de Oaxaca.

La sociedad oaxaqueña toda, ha comenzado el proceso de diálogo y construcción de consensos para darnos el orden social digno y justo que todos demandamos. Como toda acción ciudadana, este proceso no dependerá de lo que ustedes deliberen. Sin embargo, ante la oportunidad histórica que se les presenta los invitamos a ser verdaderos representantes de la voluntad del pueblo y allanar el camino para la salida del tirano Ulises Ruiz Ortiz y su camarilla de cómplices que desde el congreso local no hacen más que provocar la ira y el descontento general.

La transformación es inevitable y ya está en curso. Es su decisión acompañar a la sociedad en este proceso o convertirse en un obstáculo más para su florecimiento.

Esperemos que decidan estar a la altura de las circunstancias.

En Oaxaca, estamos preparados para lo que venga, ¿lo están ustedes?

lunes, octubre 09, 2006

Oaxaca: un breve reporte cronológico


2004. Imposición por medio de un fraude electoral del priísta Ulises Ruiz Ortiz en la gubernatura estatal.
Explotación y rezago en las comunidades indígenas oaxaqueñas.
Despojo de las comunidades indígenas y largas jornadas de trabajo con salarios de hambre: migración forzada a los Estados Unidos, el D. F. y otros campos agrícolas o maquiladoras en el norte del país.
Detención y encarcelamiento de cientos de indígenas por ‘supuestos’ nexos con el narco.
Asesinatos constantes por parte de grupos paramilitares en defensa del monopolio caciquil de algunos terratenientes.
Destrucción de la ciudad por parte del gobierno estatal a favor de empresas particulares y corporativos internacionales: calles horadadas, el cerro del Fortín dinamitado, árboles del Zócalo, el Llano, el Fortín y San Felipe del Agua tirados; construcción de obras inútiles, mal planeadas, ornamentales y a medio hacer por parte del gobierno estatal y municipal, que generan basura, escombros, tránsito intransitable, caos, mala imagen e incomodidades a los habitantes; suspensión de obras prioritarias y negación rotunda del gobierno a dar mayor presupuesto a la educación; descenso diario y sin ningún control de decenas de camiones por la Sierra Sur con toneladas de madera de los bosques cada vez más ausentes, etcétera.
· 1º de mayo de 2006. El magisterio emplaza al gobierno para solucionar sus demandas (aumento salarial, rezonificación por vida cara, pensiones y prestaciones).
· 22 de mayo. Al no contar con respuesta, miles de profesores de educación básica y normal se plantan en más de 50 calles del casco antiguo de la ciudad de Oaxaca.
· 14 de junio. Desalojo fallido de las decenas de calles del casco antiguo de la ciudad de Oaxaca tomadas masivamente por el magisterio; más de cinco horas en que la ciudad fue asediada con kilos de gases pimienta y paralizantes, por tierra y por aire.
· 14 de junio. Reagrupamiento de los paristas y ayuda imprevista de centenares de habitantes del centro y de otras colonias para repeler a los agresores. El saldo final: más de 130 heridos y daños materiales incuantificables entre las pertenencias de los huelguistas, las lajas de cantera vueltas proyectiles y los vidrios y el mobiliario urbano rotos por la policía; la destrucción del equipo transmisor de radio Plantón 92.1 de FM, y el incendio total del campamento por parte de la policía.
· El rechazo de un sector mayoritario de la ciudadanía se consolida y se manifiesta en las consecuentes movilizaciones ciudadanas que rebasan cualquier previsión.
· Pocos días después se constituye la Asamblea Popular del Pueblo de Oaxaca (APPO), que aglutina a decenas de organizaciones civiles, campesinas, indígenas, de colonos, sindicales, estudiantes, no gubernamentales y al magisterio.
· Tras la constitución de la APPO, el liderazgo magisterial pasa a segundo plano
· 16 de junio. La solidaridad y la participación ciudadana alcanzan a más de 200 mil personas en el recorrido de una marcha de diez kilómetros. A dos semanas de la represión (28 de junio) se reúnen en otra marcha inmensa, ahora de medio millón de personas.
· Construcción de barricadas para cerrar el paso a las ‘fuerzas del orden’ y resguardar los campamentos.
2 de julio. La gente votó: el PRI de fuerza hegemónica en Oaxaca cayó a segundo lugar estatal y a tercero en la capital.
· 14 de julio. Quema y destrucción del entarimado y baños del auditorio Guelaguetza. Responsabilizan a los maestros de este evidente acto porril, y con él justifican la cancelación de la Guelaguetza oficial.
· 21 de julio. Varias bombas molotov son lanzadas contra las fachadas de varias casas, entre ellas las del principal dirigente magisterial y de un defensor de derechos humanos.
· 22 de julio. Se reúnen en Huatulco Ulises Ruiz y Felipe Calderón.
· 22 de julio. Violación de la autonomía universitaria y tiroteo sobre las instalaciones de Radio Universidad, a manos de grupos porriles de la propia UABJO y una célula de los zetas.
· 23 de julio. Un grupo de choque quema durante la madrugada un autobús urbano frente a la rectoría de la misma universidad. Los medios comerciales y la CORTV (la radio y tv estatales) responsabilizan a la APPO.
· 26 de julio. Roban un óleo de origen europeo del siglo XVI, de la iglesia de la Compañía de Jesús. Este robo se suma a los más de veinte atracos de arte sacro que han ocurrido en todo estado, durante el año y medio de gobierno de Ulises Ruiz, incluyendo la desaparición de las puertas de cedro del siglo XVII de la catedral.
· Última semana de julio y primera de agosto. Retención, robo y quema de autobuses por grupos de mercenarios que se autoidentifican como maestros y miembros de la APPO.
· 1º de agosto. Balazos de un policía vestido de civil en el parque el Llano, durante un boicot de miembros adherentes a la APPO en acto oficial de cultura frivolizada (representación parcial de la Guelaguetza).
· 1º de agosto. Toma pacífica de la CORTV (el otrora medio difusor del discurso oficial) por un grupo compacto de más de dos mil mujeres, luego de una manifestación pública.
· 5 de agosto. Retención de varios camiones urbanos, quema de uno de ellos enfrente de la desmantelada fuente de las siete regiones y la facultad de medicina de la UABJO, realizada por unos encapuchados que falazmente aseguraron ser maestros y de la APPO.
· La APPO establece firmemente que todas y cada una de sus acciones serán realizadas pacíficamente y con los rostros descubiertos.
· 7 de agosto. Decenas de policías (muchos de civil) disparan al aire y lanzan gases lacrimógenos en contra de miembros de la APPO, fuera de las oficinas de la Secretaría de Economía del gobierno estatal.
· 8 de agosto. Enigmática ejecución de un profesor de la Facultad de odontología de la UABJO.
· 9 de agosto. Durante la noche un par de infiltrados lanza ácido a la consola de transmisiones de Radio Universidad, 1400 kh. Desde ese momento, ha dejado de transmitir.
· 9 de agosto. A las 7:30 de la mañana, un par de pistoleros entran a las instalaciones alternas del diario Noticias, baleando e hiriendo a un par de voceadores.
· Agosto. Continúan las acciones dolosas e inherentemente irresponsables de la reacción gubernamental, incluso se recrudecen.
· 10 de agosto. Muere asesinado en una manifestación política pacífica un mecánico, esposo de una maestra de la sección 22.
· Detención ilegal, tortura y fabricación de delitos de dos maestros y un biólogo experto en aves. Éste último permanece en la prisión de Zimatlán de Álvarez y enfrenta el cargo de portación de armas de uso exclusivo del ejército. El 18 de agosto se le dicta auto de formal prisión.
· 15 de agosto. Un par de agentes policiales, vestidos de civil, son retenidos luego de haber amedrentado y amenazado a la esposa de uno de los miembros visibles de la APPO.
· 18 de agosto. Paro estatal: mercados enteros, comercios de todo tipo, la universidad pública, el sector salud y demás sindicatos, se unieron a esta manifestación de presión política. Cierre forzado de carreteras y bancos en todo el estado. En uno de los cierres carreteros un par de pistoleros disparan en contra de un maestro que es herido en el hombro. En la tarde, al término del mitin de la marcha multitudinaria convocada por organizaciones sindicales y sociales, un policía disfrazado de civil ataca a otro manifestante, dejándolo herido.
· Los pequeños robos y rondines nocturnos de jóvenes lumpen –utilizados como grupos de choque gubernamental– se multiplican en el centro de la ciudad de Oaxaca.
· La ingobernabilidad no se detecta sólo en estos hechos sino a diario y en todo lugar. La toma de múltiples oficinas gubernamentales, incluyendo los tres poderes de gobierno (ejecutivo, legislativo y judicial).
· 20 de agosto. El servicio de limpia cada vez más deficiente. No hay calle en toda la ciudad que no tenga baches o la desaparición completa de pavimento. Los escasos parques mueren de descuido y negligencia. Las obras viales siguen sin planeación y tienen como consigna tirar cuanto árbol se les presente. De todo ello, los únicos responsables son los gobiernos municipal y estatal.
· Instalación de barricadas por parte de la población, sin ser una decisión de la APPO; la gente decide que por sus calles las ‘fuerzas del orden’ no pasarán.
· 1º de septiembre. La quinta gran marcha tuvo lugar. Se comprobó que el apoyo ciudadano, plural y amplio, permanece.
· Septiembre y octubre. Recrudecimiento de la campaña mediática y contrainsurgente. Convoys armados, cada vez más numerosos, por las calles del centro de la ciudad. Invitación a un falso diálogo para negociar una salida pacífica. Envío de tropas policíacas y militares para ‘proteger’ a la población e ir abriendo paso a la ‘paz’. Asesinato de otro profesor; los medios responsabilizan a la APPO. Instalación de un Campamento Pacífico en la explanada de Santo Domingo, en contra de la represión. Marcha caminata por la dignidad hacia la ciudad de México para exigir al senado la destitución de Ulises Ruiz y sus demás compinches.

Este movimiento ciudadano puede desbordarse si no gana la pericia y el tacto políticos; si no se contrarresta pacífica y hábilmente la campaña contrainsurgente en su contra. La reacción gubernamental y la reconfigurada derecha mexicana no tienen límites en sus acciones antisociales y represivas. Cualquiera puede ver la gran crisis política que vive Oaxaca, muy representativa de las contradicciones y fallas democráticas del país. Signo insoslayable de la fragilidad de nuestras instituciones corroídas por la corrupción, el autoritarismo y la miopía más desastrosos.

¡No al Oaxaca de la represión, destrucción y enriquecimiento ilícito!
¡A la cárcel ulises ruin y sus secuaces!
¡Sí a la paz sin felipillos ni ulisesruines en el poder!

www.noticias-oax.com.mx http://www.eluniversal.com.mx/nacion/141865.html
www.terceramegamarcha.blogspot.com www.eluniversal.com.mx
www.jornada.unam.mx www.mexico.indymedia.org

domingo, octubre 08, 2006

APPOyo... lista de cosas que hacen falta

Mañana --lunes 9 de octubre-- entra la APPO a la ciudad de México por Av. Zaragoza. La cita para recibirlos es las 12:00 hrs.

Dicen que vienen bien jodidos de los pies.

Se necesita apoyo médico y:
vendas, gasas, cinta adhesiva médica, alcohol, aspirinas, pomada capent para bebé, tintura de violeta de genciana, antibióticos (para niños y adultos), jabón y desinfectantes, antrigripales y antihistamínicos, peptobismoles / kaopectate y kaomicín, colirios para los ojos.

Además: cobijas, suéteres, calcetas, sandalias y tennis (para niños y adultos). Ropa para niños.

Por supuesto, agua y alimentos enlatados.

Volante Oaxaca

¿Qué está pasando en Oaxaca?

El día 9 de octubre llega a la ciudad de México la Marcha caminata por la dignidad. Cinco mil maestros, representantes de la Asamblea Popular de los Pueblos de Oaxaca (APPO), vienen caminando desde la capital oaxaqueña para exigir al Senado de la República la desaparición de los tres poderes de su estado (Ejecutivo, Legislativo y Judicial) y la obvia destitución del gobernador Ulises Ruiz Ortiz. Si bien el conflicto en Oaxaca inició con un movimiento magisterial, éste ha tomado un nuevo cauce al sumarse la mayor parte de la población oaxaqueña, harta de la injusticia, represión y desigualdad social que han vivido por décadas.
Dentro de los agravios cometidos contra el pueblo de Oaxaca se cuentan: la imposición (por medio de un fraude electoral) del priísta Ulises Ruiz Ortiz en la gubernatura estatal; la explotación, rezago y discriminación sistemática hacia los pueblos indígenas, con supuestos programas gubernamentales de apoyo que, además de palabras, no brindan ninguna mejora a la población oaxaqueña en ninguna de sus regiones; el despojo de las tierras de las comunidades indígenas y largas jornadas de trabajo con salarios de hambre; la migración forzada a los Estados Unidos, el D. F. y otros campos agrícolas o maquiladoras en el norte del país; la detención y encarcelamiento de cientos de indígenas por ‘supuestos’ nexos con el narco, que ni siquiera tuvieron la posibilidad de defenderse en su propia lengua; los asesinatos constantes por parte de grupos paramilitares en defensa del monopolio caciquil de algunos terratenientes; la destrucción de la biodiversidad y del patrimonio cultural oaxaqueños por parte del gobierno estatal a favor de empresas particulares y corporativos internacionales; la suspensión de obras prioritarias (salud, vivienda, trabajo, etcétera) y la negación rotunda del gobierno a dar mayor presupuesto a la educación, argumentando que no hay dinero.

El magisterio y la APPO

Desde hace década y media, los profesores oaxaqueños y sus sindicatos realizan huelgas anuales en demanda de aumento salarial, mejoras al sistema de prestaciones, pensiones y rezonificación por vida cara. Este año no fue la excepción, sin embargo, en esta ocasión el gobierno estatal lanzó una campaña de injurias en contra del movimiento magisterial y ordenó (la madrugada del 14 de junio) un violento y represivo desalojo del plantón que ocupaba más de cincuenta calles del centro de la ciudad oaxaqueña. Este desalojo fue repelido por los maestros y la población que a raíz de esto se solidarizó con el movimiento. Se sumaron también estudiantes de la UABJO y distintas organizaciones populares, sindicales, no gubernamentales, campesinas, indígenas y de colonos, que poco después conformaron la APPO. Es entonces cuando la huelga magisterial se convierte en una lucha política del pueblo en general.
Entre otras medidas, el movimiento decide tomar las sedes de los tres poderes; construir barricadas para resguardar los campamentos civiles de ataques armados perpetrados por grupos de choque y paramilitares; cerrar carreteras y terminales de autobuses foráneos, llamar a construir una nueva constitución democrática y popular para el pueblo de Oaxaca y constituirse como un movimiento pacífico. Las protestas y asambleas populares en todos los municipios del estado se multiplican: se toman los principales medios de desinformación (radio y televisión) y se realizan cinco megamarchas a favor de la destitución inmediata de Ulises Ruiz y de otros presidentes municipales impuestos.
Ante estos hechos, el gobierno estatal responde con una campaña de “contrainsurgencia” e intimidación al atacar a los miembros del movimiento y a los medios que lo apoyan (Radio Plantón, Radio Universidad, CORTV y Diario Noticias), enviando policías vestidos de civil, porros encapuchados y paramilitares para dispersar a la gente y detener, torturar, desaparecer y asesinar a integrantes del movimiento. Por su parte, Televisa y TV Azteca alimentan esta campaña al tergiversar y manipular la información sobre los orígenes y actuar del movimiento, con la finalidad de justificar el uso de la fuerza pública, para restituir el “estado de derecho” (como sucedió en Atenco).
Actualmente Oaxaca vive en un permanente estado de tensión debido al envío de tropas armadas veracruzanas (pues parte de la policía oaxaqueña pertenece a la APPO) y de 5414 soldados para “mantener el orden”, es decir, reprimir, desarticular y exterminar al movimiento. Al mismo tiempo, el Secretario de Gobernación, Carlos Abascal, inicia un aparente “diálogo” para negociar una supuesta salida pacífica sin destituir a Ulises Ruiz. ¿De qué manera podrá generarse una salida negociada con los miles de elementos policíacos y militares apostados en la capital para amenazar al movimiento?
Por todo lo anterior, las justas demandas del movimiento popular oaxaqueño, principalmente la salida de Ulises Ruiz, no son negociables. La represión en Oaxaca es inminente. No permitamos mayor derramamiento de sangre. Apoyemos con víveres, ropa, calzado y medicamentos al campamento de la Marcha caminata por la dignidad en la ciudad de México.

¡Fuera Ulises Ruiz de Oaxaca! ¡Libertad a los presos políticos y de conciencia!
Resistamos, informémonos, difundamos, participemos

miércoles, octubre 04, 2006

La violencia, Oaxaca y nosotros: ¿qué hacer?

Sabíamos que la violencia y la represión de estado serían inminentes.

Sabíamos que la legitimidad de la lucha, de sus demandas y de sus individuos, nada valdría frente a la necedad del “insigne” foxigobierno y de sus compinches y verdaderos mandatarios.

Desde el inicio, desde el robo de la gubernatura, desde la imposición priísta, desde la absurda e imbécil represión del 14 de junio –de Atenco, de Aguas Blancas, de Tlateloco, de los rechazados del Poli y la UNAM, de las muertas de Juárez…–, sabíamos que la única salida “legal” y “políticamente correcta” al conflicto oaxaqueño (por decirlo de alguna manera, por sólo citar al movimiento sociopolítico más evidente, innovador e insólito de nuestra breve historia contemporánea mexicana) sería la manipulación mediática y su consecuente ola de provocación y caos organizado, que tendrían como único fin la entrada de las “fuerzas del orden” para apaciguar a los revoltosos maestros oaxaqueños y sus insurrectos simpatizantes: los demás ciudadanos. Lo sabíamos.

Poco o nada hicimos desde entonces. Algunos discutimos con los amigos, formamos grupos de discusión y de creación de textos con tintes políticos; fuimos a marchas, realizamos mítines; asistimos al cine, nos reventamos todos los fines de semana posibles; comimos sándwiches viendo la televisión, las noticias; leímos poesía, asistimos a tertulias literarias, a presentaciones de libros; flirteamos, fajamos y cogimos con quien se pudo; nos enamoramos, nos dejamos; cambiamos de casa, de trabajo, de escuela; hicimos amigos, crecimos, viajamos… En fin, vivimos.

Hoy, como siempre, la historia y la lucha demandan de nosotros cierta presencia, un leve compromiso, algo de participación activa, un vistazo aunque sea.

Nosotros, los “preocupados”, los conscientes y letrados, estamos hasta el cuello de trabajo, de compromisos, de responsabilidades nuevas. Tenemos proyectos, ideas y sueños que queremos alcanzar en un futuro mediato. Tenemos amores, pasiones y deseos que efectiva y realmente nos quitan el sueño. Vemos a diario la guerra en el mundo, la violencia y la destrucción constantes e infinitas. Lloramos y nos angustiamos por no poder estar ahí para salvar a las tortugas, para rescatar las hermosas construcciones barrocas que por falta de presupuesto se están cayendo. Se nos abren grandes huecos en el alma al transportarnos en metro y ver y vivir la pobreza y miseria humanas encarnadas en niños, viejos, deformes o ciegos. Nos quejamos de la mala preparación de nuestros maestros normalistas y criticamos, eso sí, a nuestros jóvenes alumnos amantes del game boy, el ex box, la Academia o Rebelde.

Queremos hacer, decir, gritar, manifestar, y no podemos, o en el fondo, no queremos. Nuestro “deber” es reaccionar, actuar, pero la realidad y su aplastante constancia nos impide movernos, replicar.

Vemos venir, como decenas de veces antes, la represión, la manipulación mediática, la desazón y la violencia. ¿Qué hacemos frente a tal estado de cosas, frente a tal permanencia? Nada, fundamentalmente nada.

Leemos el periódico, escribimos, difundimos información, estamos atentos, pero, ¿de qué sirve todo eso? ¿Cómo contribuye en algo a la lucha oaxaqueña, indígena, campesina, minera? Tal vez no contribuye en nada.

Sabemos que no basta con las pequeñas acciones, con despertarnos un día y sentirnos dispuestos a pelear; con participar en una, dos o tres luchas coyunturales y avocarnos de todo a todo a ella, mientras ningún otro compromiso (llámese casa, vestido o sustento) interfiera; o con hablar de ello todo un mes para luego no volver jamás a mencionarlo.

¿Cómo hacerle entonces, qué hacer, por dónde encaminar nuestros pasos, con qué medios? Yo, al menos, no lo sé, o no estoy segura saberlo.

Al día de hoy, lo único que puedo afirmar con toda certeza es que independientemente del lugar en el que nos encontremos, de las personas y las circunstancias, debemos hacer saber por todos los medios a nuestro alcance que no estamos de acuerdo con este sistema hegemónico, capitalista, neoliberal, de derecha, injusto, desigual, represor y demás adjetivos que queramos agregarle. Desde nuestra propia trinchera avanzar, concienciar, debatir, platicar, escuchar.

Un nuevo proceso comienza, la crisis política, económica y social mundial no tarda en manifestarse, la plusvalía industrial ya no da para más; el narco y sus asquerosos secuaces van destruyéndolo todo, nos van destruyendo a todos; la industria de guerra cada vez resulta menos rentable; los recursos naturales están a punto de extinguirse, los…

Ahora es el momento de comunicarnos, de unificar las luchas, de organizarnos en un solo frente amplio que no parta de la izquierda inexistente mexicana sino de la gente que ha mostrado su disposición al cambio, su hartazgo y enojo frente a más de cien años de saqueos, deudas, pérdidas territoriales, humillaciones, pobreza.

Vámonos identificando. Manifestémonos con pancartas o carteles en las fachadas de nuestras casas, con aerosoles en las paredes de las calles, con consignas bordadas o pegadas en nuestras mochilas, con nuestra actitud y actividades diarias, con nuestro compromiso en lo que hacemos con pasión; con nuestras palabras, nuestros escritos, nuestra presencia en cuanto acto político se pueda, no sólo como observadores sino como participantes verdaderamente activos, que discuten, al menos, con el ser humano que tienen al lado. Parece poco, sí. Pero es lo que todos podemos hacer para mostrarle al mundo, a la gente que viaja con nosotros en el metro y en el micro, que no estamos ni estaremos de acuerdo y que la organización apenas comienza. Que la lucha lleva años, pero que apenas está en su primer hervor, que se cuece poco a poco, que cuesta resistirla, que a lo mejor no nos toca ver su culminación, que somos parte de ella, pero que no seremos los vencedores.

Hay que informarnos, organizarnos, identificarnos y difundir lo poco o mucho que nos llega al respecto de Oaxaca y otras tantas luchas, ahora en marcha. No podemos sentarnos y esperar, para luego decir: “Ojalá que la represión nos agarre confesados”.

Tenemos que prepararnos, debemos prepararnos. Claro, siempre y cuando queramos hacerlo.


Beatriz Eshar.

Editorial Banda Ancha-Carpa Rebelde

La Banda Ancha-Carpa Rebelde transmitió esta editorial la noche del lunes 2 de octubre, a través de Radio Plantón 92.5 de F.M. y www.radioplanton.net. La Banda Ancha-Carpa Rebelde Manipulando los medios se escucha todos los lunes y miércoles de 7-9 p.m. (horario de la resistencia), 8-10 p.m. (horario de verano). Visiten www.oaxacalibre.org para una perspectiva amplia sobre lo que acontece en Oaxaca.

Una aeronave de la armada, con sus luces apagadas, sobrevolando la noche oaxaqueña.

La gente en las calles, levantando sus barricadas. Humo blanco para evadir el reconocimiento aéreo. Café con mucha azúcar, unos sarapes y el son de la barricada. Aquí estamos. Y bueno, somos miles. El alumbrado público es débil en el centro y arriba se ven un chingo de estrellas. Una nohe casi común.

Y allá lejos, desde Bucareli, el secretario de gobernación declara que los vuelos son con fines de abastecimiento.

Curiosa práctica de abastecimiento, volar en círculos sobre la ciudad, pasar y repasar los puestos de guardia del movimiento popular.

Estábamos acostumbrados al doble discurso de Abascal y sus operadores, pero esta desproporción entre los hechos y las palabras nos parece algo digno de recalcar.

¿Tan desinformados están en Bucareli? ¿O de plano ese es el nivel de cinismo del poder ejecutivo federal?

La misma necia pregunta que nos hemos hecho sobre las televisoras y los opinólgos nacionales, aquellos que han ocultado sistemáticamente la campaña de terror impulsada por el desgobernador y sus gatilleros, solapando así los asesinatos, agresiones, secuestros, provocaciones, calumnias, antes y después de iniciado el movimiento popular. ¿Simple superficialidad? ¿Mala leche? ¿Ambas? Preguntas necias.

Hay una figura lógica conocida como "reducción al absurdo", que consiste en llegar a una conclusión sin sentido, tras una serie de razonamientos basados en una premisa falsa, o equivocada. Tanto han insistido en que se trata de unos cuantos grupos facciosos, tanto han pontificado con el estado de derecho (¿lo hubo alguna vez?), tanto han llevado al extremo la teoría de la rabia inexplicable, han omitido tantas rapacerías que la realidad que ahora enfrentan y enfrentamos parece desaforada: el ejército movilizado y los vecinos de Oaxaca custodiando sus calles con hogueras, piedras y palos.

Hoy dos de octubre, hace 38 años, una masacre con cientos de muertos perpetrada por el gobierno federal, salió al aire como "disturbios entre bandas, veinte detenidos, la policía tomó el control".

Absurdo.

Hoy, dos de octubre de 2006, la movilización militar se intensificó en el sur del estado. Los sobrevuelos continuaron sobre el valle.

Ya es de noche, el pueblo de Oaxaca comenzará en breve a salir de sus casas para levantar barricadas, encender hogueras y esperar. Y bueno, son miles. Una noche casi común.

martes, octubre 03, 2006

CAMPAMENTO POR LA DIGNIDAD Y CONTRA LA REPRESIÓN EN OAXACA

72 hrs por la Paz

Desde que empezó el conflicto oaxaqueño, sin menoscabo de las graves arbitrariedades de las que ha sido objeto la población, no se había sentido tanto temor porque el conflicto finalmente sea resuelto a partir del uso de la fuerza indiscriminada y sin razón.

El discurso del gobierno en los últimos días, deja entre ver, que hay un nuevo reposicionamiento para obtener el control del conflicto y acotarlo a que se acepte que no habrá destitución ni renuncia de Ulises y que será bajo la estructura actual de gobierno con la cual se empiece a desarrollar lo que se llama una Nueva Reforma para el Estado.

El gobierno ha instalado ya la primera fase del operativo que se basa en la intimidación de la población para persuadirla de no seguir luchando para que se le haga justicia.

Desde la semana pasada ha habido acciones aéreas de las fuerzas armadas, desplazamiento de integrantes de la PFP, el ejército y la marina como preparativos para la intervención en Oaxaca.

Las organizaciones sociales firmantes e integrantes de la APPO, hacemos un llamado urgente a los pueblos de Oaxaca, de México y del mundo a que vengan a instalarse en un “Campamento por la dignidad y contra la represión en Oaxaca”, para que salgamos a defender al pueblo oaxaqueño y evitemos que se derrame sangre por la falta de visión de los gobernantes.

Se trata de que todos los actores que deseamos una salida política al conflicto, que sólo se dará a partir de la salida de Ulises, formemos brigadas de paz y solidaridad para acordonar y salvaguardar la integrada de los oaxaqueños, de tal forma que logremos persuadir los burdos pensamientos de que la sangre dará un nuevo rumbo al conflicto.

No podemos permitir que la represión sea la salida. Participemos todos en el campamento de la dignidad y contra la represión vestidos de blanco como una clara señal de que estamos por un movimiento pacífico y una salida política y digna. También salgamos con un paliacate de cualquier color para enviar la señal que en este movimiento la cantidad de colores son a la vez la diversidad de los actores que estamos dispuestos a proteger a nuestras compañeras y nuestros compañeros.

Los campamentos serán una forma de expresión cultural a cambio de la burda y estéril acción policíaca y militar. Oaxaca es un Estado de inmensa diversidad cultural, emanada de tremendas luchas ancestrales, en donde siempre se ha caracterizado por la dignidad del pueblo. Demos una muestra de que la dignidad de Oaxaca es la dignidad de la humanidad.

Los campamentos se instalarán a partir del miércoles 4 de octubre a las 12 hrs en la explanada de Santo Domingo, y se estarán renovando cada 72 hrs. Deben traer cobijas, tiendas de campaña, petates, bolsas de dormir, nylon, sombrillas, paraguas y alimentos.

Para mayor información pueden ingresar a la página www.oaxacalibre.org y pueden confirmar su participación o enviar sus manifestaciones de apoyo a comunicación@educaoaxaca.org

Por favor, ayúdenos a difundir este comunicado y a participar con tu presencia.

¡¡¡GRITEMOS NO A LA REPRESIÓN!!!
¡¡¡SALVOGUARDEMOS AL PUEBLO OAXAQUEÑO!!!




Organizaciones de la Sociedad Civil de Oaxaca

Alternativas para la Equidad y la Diversidad AC, Centro de Apoyo al Movimiento Popular Oaxaqueño CAMPO AC, Centro para los Derechos de la Mujer Ñääxuiin AC, Centro de Desarrollo Comunitario Centéotl AC, Centro de Encuentros y Diálogos Interculturales AC, Centro Regional de Derechos Humanos Bartolomé Carrasco AC, Centro de Derechos Indígenas Flor y Canto AC, Centro de Derechos Humanos Ñu'uji Kandí AC, Centro de Estudios de la Mujer y la Familia AC, Centrarte AC, Coalición de Maestros y Promotores Indígenas de Oaxaca CMPIO AC, Consorcio para el Diálogo Parlamentario y la Equidad AC (Oaxaca), Colectivo Nueva Babel AC, CODICE AC Comité de Vigilancia Ciudadana, Comité Cerezo Oaxaca, CHAMIXEZACUI AC, Enlace Comunicación y Capacitación Oaxaca AC, ECCOS AC, Foro Oaxaqueño de la Niñez, Grupo de Apoyo a la Educación de la Mujer GAEM, Grupo Mesófilo AC, Ixquixochitl AC, Grupo de Mujeres 8 de Marzo AC, Iniciativas para el Desarrollo de la Mujer Oaxaqueña IDEMO AC, Liga Mexicana por la Defensa de los Derechos Humanos LIMEDDH AC, La Ventana AC, Organización de Agricultores Biológicos ORAB AC, Ojo de Agua Comunicación SC, Observatorio por los Derechos Humanos y la Democracia, PAIR A.C. Promotora de Servicios para el Desarrollo PRODER SC, PROCAO AC, Pueblo Jaguar AC, Red Oaxaqueña de Derechos Humanos AC, Servicios para una Educación Alternativa EDUCA AC, Sinergia para el Desarrollo Integral Sustentable AC, Tequio Jurídico AC, Universidad de la Tierra en Oaxaca AC, Unión de Comunidades Indígenas de la Zona Norte del Istmo UCIZONI AC, Unión de Organizaciones de la Sierra Juárez de Oaxaca UNOSJO SC, Yeni Navan.

Me desvelo... es que escuchoen vivo radio APPO

Estoy escuchando la transmisión en vivo de la radio libre de la APPO por la red; en el programa "Las barricadas" se mandan saludos, se leen plegarias contra los hombres sanguinarios, las palabras son alientos que ayudan a calentar la noche...

El locutor lee los mensajes de barricada a barricada, de una colonia a una vecina, de un grupo a un barrio, del barrio al municipio. Un señor dejó un mensaje: los sicarios no tienen ni patria ni dios ni madre...

La gente llama por teléfono, lee en voz alta, envía avisos, agradece el apoyo a las barricadas de los vecinos de las colonias, hace invitaciones y peticiones de todo tipo (desde pan, café y hasta música)... Dicen: "hasta que caiga el tirano". Desde California (en EU) llama un compaisano: "la culpa es de Ulises".

Artemia, una señora que llama y toma la palabra. Primero lee unos salmos contra los hombres sangrientos. Después, describe y critica lo que dijeron los periodistas: "yo trato de ver y analizo y anoto lo que se me hace a mí relevante...se percibe que ellos no están con el movimiento [...] ( la Lolita de la Vega) me enferma... los medios siempre dicen todo lo negativo [...] ellos en realidad no saben cómo está el pueblo [...] en Estados Unidos no se sabe nada... en Galavisión... ¡uy! no, no se dice nada... todavía más en Europa... Eso de la oración, yo de ninguna manera estoy reclutando gente para ninguna religión... Ora sí que cada quien, los salmos son poemas que confortan.. si no les molesta... yo estoy pendiente de lo que pasa en Oaxaca, me preocupa... la mayoría de los oaxaqueños venimos de abajo, somos gente de bien, no hemos cometido delito, tratamos de cuidar nuestra lengua, nos tomamos con responsabilidad decir 'esta voz es mía', estamos hartos de racismo, de injusticia, de miseria, de que nos roben, de que nos golpeen, ya no se puede más... Estamos para servirles (le dice al locutor), si ustedes necesitan algo en especial --a la hora que sea-- llámenos (le da su teléfono), gracias por su atención...


Antes de uno de los nuevos corridos sobre el movimiento popular, el spot radiofónico dice:
Los oaxaqueños somos pacíficos, no somos guerrilleros. Participamos en la construcción de un nuevo Oaxaca para todos y todas.

Les recomiendo mucho escuchar las transmisiones en vivo de Radio APPO 710 de AM, en Oaxaca) y escuchar las voces de la gente, de lo que algunos se resisten en llamar por su nombre, el pueblo, pues.

Estemos alertas y atentos. No podemos permitir que se reprima al pueblo de Oaxaca.

lunes, octubre 02, 2006

Hubo en el mes de septiembre una entrega de textos del EZLN: “Los zapatistas y la Otra: los peatones de la historia”.

En torno a estos textos quiero expresar algunas reflexiones.

En la introducción se enuncia que este documento está dirigido a los adherentes “y, claro, a quienes pudieran simpatizar con nuestro movimiento”, en la Introducción de esta serie de textos se delimita ya, de principio, el auditorio al que está dirigido. Esta definición promueve caer en la tentación de explicarse, obliga a definirse frente a él y ante el EZLN.

Simpatizo con el movimiento, pero este texto me obliga a una primera definición: no soy adherente a la Otra. No sólo simpatizo y he simpatizado con el movimiento: soy parte de él desde hace ya muchos años. Mi kilometraje marca más recorrido con la lucha zapatista que cualquiera otra iniciativa política. Pero no soy adherente. (Creo que esta falta de formal adherencia tiene que ver con el espíritu libertario que me obliga a declinar inscribirme a cualquiera club, partido, asociación que pueda tener gente como yo entre sus filas.) Mi decisión de no inscribirme se debe, estoy seguro, a que hace unos años participé con gran entusiasmo en una propuesta organizativa de integración del zapatismo civil (el Frente Zapatista) sólo para decepcionarme por el modo en que se designó, sin consulta alguna, una autoridad y una estructura que fuera adecuada con el Comité Central. Cabe aclarar que fue esta experiencia la que me permitió asistir a la CND en el DF (la que designó la figura de Presidente y a los equipos de trabajo con el mismo mecanismo de acuerdo restringido) con el escepticismo necesario para evitar el desánimo. Aparente paradoja: no soy adherente, marco mi distancia como un mecanismo para seguir luchando a lado del zapatismo sin tener que llegar al lugar donde mi deslinde fuera indispensable u obligado.

Dirigido a aquellos que “pudieran simpatizar con nuestro movimiento”, este documento en cinco partes inicia ya con un desmarque. Y quizá esta sea la característica fundamental de esta nueva etapa del zapatismo. El desmarque es también la característica que me parece es necesario enfrentar.

Nos equivocamos, dice el documento. Y admiten que se perdió la apuesta por aprobar leyes que dieran forma a los Acuerdos de San Andrés. Apostar a la clase política (cosa que no hizo el EZLN ni el movimiento indígena ) fue un error, dice, pero me parece que la movilización en torno a los Acuerdos de San Andrés no lo fue. ¿Recorrieron el país viendo sólo hacia arriba? ¿Qué sentido tenían los mítines y el trabajo político de convencimiento sobre la pertinencia de los Acuerdos de San Andrés? ¿Se olvida esa experiencia? Con el ojo puesto arriba, el texto llega a la conclusión de que no es arriba donde había que ver.

Nos equivocamos, revira el documento al exponer que, según sus cálculos, AMLO llegaría a la presidencia. Se equivocan hoy, al igual que ayer, al pensar que el enemigo principal es AMLO, la Convención Nacional de la Ciudad de México. Por más que haya una pugna por la legitimidad abierta entre Marcos y AMLO, el conflicto no es por liderazgos. Si asumimos que la verdadera lucha política es por membretes y en pos de liderear una multitud ya harta de injusticias, estamos profundamente equivocados. Es esta precisa y reducida mentalidad política lo que ha llevado a consolidar un frente unitario en la derecha y un cúmulo de escisiones en la izquierda. Si bien AMLO no es lo mismo que Marcos y el proyecto del EZLN no es el mismo que el de el PRD, es necesario entender las razones que llevan a la gente a participar en las diferentes protestas y reivindicaciones que cada uno de ellos encabeza. Una primera parte de este análisis debiera entender que ha sido la acción cotidiana de la resistencia y de la lucha lo que ha generado el respeto que se tiene al EZLN y la legitimidad política que a niveles nacionales se había logrado. Es necesario advertir que un vocero sectario puede descarrilar esta legitimidad y respeto al insistir en ver arriba y exigir el deslinde con el arriba que es; al no mirar abajo, a la gente que se moviliza y organiza para distintas cosas y con distintos modos.

Mirando arriba, podemos entender que una crítica como la recién enunciada se pueda enturbiar, pues sin duda los ritmos y potencialidades del EZLN se obscurecen cuando entramos en el lugar de los reflectores. Sin duda, resulta emputante ver a los intelectuales vendiendo sus ideas al pragmatismo coyuntural: primero el voto útil, después AMLO y la transformación que, supuestamente, él emprendería. Resulta indignante el modo en que se descalifican todas las ideas que no embonan con su mundo. Pero sinceramente creo que entrar al mundo de las descalificaciones no ayuda en nada. El miedo que mostró la Otra por el apoyo que la candidatura (no puedo decir proyecto) de AMLO fue escalofriante. ¿Por qué hacer ese deslinde una y otra vez? ¿Por qué sólo juntarse con los que asumían sin chistar su decisión de no votar? ¿Por qué si la Otra no tenía candidato, si no tenía interés en participar en las elecciones, descalificar insistentemente a AMLO?

Dice el texto: “4.- El ‘costo’ de ser consecuente.- Cada conclusión que hacíamos en el análisis interno nos llevaba a una definición, y ésta a una nueva conclusión. Según nuestro modo, no podíamos llamar a la gente a una iniciativa sin decirle claramente lo que pensábamos y a dónde queríamos ir. Si valorábamos que con la clase política nada, que nada arriba, debíamos decirlo. Debíamos hacer una crítica frontal y radical de TODA la clase política, ya sin diferenciar (como diferenciábamos antes a Cárdenas del PRD), dando nuestros argumentos y razones. Es decir, avisarle a la gente lo que se había roto." (Primera parte, p. 4).
Yo, en lo personal, no tengo idea por qué se hacía esta distinción entre Cárdenas y el PRD. Para mí son y han sido la misma basura. (Ojo, que no hablo de todos los perredistas, sino de la dinámica general del Partido.) Pero independientemente de eso, el problema no está en distinguir sino en valorar de distinta forma, en atacar o proteger a ciertos políticos y partidos frente a otros. El problema no está en la distinción sino en las apuestas políticas. Me parece que es necesario, casi indispensable distinguir, como lo hizo el EZLN y lo sigue haciendo, entre los distintos partidos. Si bien todos son dignos de gran desconfianza, no son lo mismo. En la distinción, elemento fundamental del análisis, está la posibilidad de la comprensión. Y es la comprensión de la distancia entre ética y política lo que ha presentado el EZLN antes que nadie. También en eso radica su legitimidad política.

Asumiendo los riesgos de sus decisiones políticas, el documento expresa las acciones tomadas y no deja de deslizar que llaman a la “alerta roja” en “prevención frente a una acción militar enemiga… alentada por los ataques mediáticos de la intelectualidad progresista que, desencantada de que no la acompañáramos en sus loas a AMLO –y de que no nos quedáramos callados-, nos atacaba ya sin miramiento alguno.” (Segunda parte, p. 1)

El problema del texto de Marcos no es el riesgo que sus críticas puedan desatar, o el deslinde que pudiéramos hacer los lectores no adherentes. El problema no es la crítica, sino el modo en que esta se presenta la argumentación. Si el EZLN (¿o debo decir Marcos?) pensó distanciarse de la clase política por el engaño y tración acostumbrada en esas esferas, ¿por qué establecer un vínculo tan estrecho, ardido y cargado de reclamos, entre el PRD y la población que, según su propia conciencia y estrategias política, por ellos vota? Olvidar la doble militancia, la posibilidad de los varios frentes es olvidar la experiencia propia de las bases de apoyo zapatistas.

¿La distancia era con la clase política o con todos aquellos que asumían, aunque con distancia y como uno más de los instrumentos de lucha, la posibilidad de enfrentar al Neoliberalismo con gestos electorales (apoyando un candidato presidencial o con apenas un voto)? El enfrentamiento no era sólo con la clase política, abarcó y abarca a comunidades y organizaciones que mostraron un interés en que AMLO llegara al poder. ¿Incluye a todos los que votaron? Esas comunidades, como yo, no oponen a AMLO con el EZLN. Verlo de este modo es convertir, automática y acríticamente, al EZLN en un actor político comparable con el PRD. Sigo pensando que no son comparables.

“La crítica y la distancia frente a AMLO, a quien consideraban y consideran su alternativa para arriba, sería considerada una crítica a ell@s. Ergo, no sólo dejarían de apoyarnos, también pasarían a atacarnos. Así ocurrió.” (Primera parte, p. 4) A mí que no me incluyan. Reitero mi argumento inicial. Yo no soy la clase política, no traicioné a nadie. Defender, por ejemplo, la causa del voto por voto era defender lo que desde el 88 para acá ha construido la sociedad mexicana en cuanto opción política electoral. Hoy esa opción ha dado de sí. AMLO era una opción para arriba, porque todavía hoy el arriba existe y no se puede negar de un plumazo. Aunque se tenga la decisión de confrontarlo y "voltear al país de cabeza", el arriba sigue siendo referencia de lo que no queremos ser. No me metas en el mismo saco, no me incluyas como tu enemigo (y al tiempo que digo esto un coro de voces aparece diciendo lo mismo por distintos medios, ¿o a poco no los has escuchado?)

“Entre los “triunfos” de quienes, desde la academia, las ciencias, las artes, la cultura y la información, apoyan incondicional y acríticamente a López Obrador (y hacen ostentación de intolerancia y despotismo… aún sin tener el gobierno) está uno que ha pasado desapercibido: lograron lo que no pudo el dinero, las presiones y las amenazas, es decir, cerrar los pocos espacios públicos que daban lugar a la palabra del EZLN. Primero mintieron, luego tergiversaron y calumniaron, después arrinconaron y, por último, eliminaron nuestra palabra. Ahora tienen el campo libre para hacerse eco estridente (previa edición) de lo que dice y contradice AMLO, sin que nada ni nadie les haga sombra.”

Si bien el desarrollo es lamentable, por sus implicaciones, la conclusión de este apartado no se encuentra errada. Este texto presenta apenas el modo en que la crispación alcanza a todos los actores políticos. Urge, me parece, una nueva perspectiva y una nueva forma de pensar la política, para lo cual, este texto del EZLN no ayuda mucho.