lunes, noviembre 20, 2006

¿Qué hubo en el Zócalo de la Ciudad de México el 20 de noviembre de 2006?

Hubo una abuela que estrenaba un rebozo color azul ultramarino, decenas de niños perdidos, una Sor Juana militante, decenas de vendedores de gorros de invierno, banderas del PRD, PT y
Convergencia, decenas de barrenderos anaranjados, Jesusa Rodríguez, decenas de adolescentes en pareja,




Rosario Ibarra de Piedra, decenas de cohetes que reventaban precisamente cuando Silvio Rodríguez intentaba tocar la guitarra con los dedos engarrotados por el frío, una necia pancarta de Stalin al lado de la Catedral, decenas de luces-juguete fluorescentes, López Obrador, decenas de músicos con sombreros norteños, Regina Orozco.
Había una farsa pero todos éramos más felices que antes.

3 comentarios:

ernesto león alba dijo...

Hubo lluvia constante de emociones, nostalgias que caminaban sin descanso, flujos de cuadras enteras hasta arribar al zócalo, hubo centelleantes gritos "es un honor estar con obrador" y se volvían olas, eran remolinos que se esparcían y hacían más olas de gestos, de voces que no se resignaban, hubo momentos de alegría, hubo un frío temerario y sin fin, hubo encuentro de rostros de nostalgias atrasadas, hubo expresiones de tristeza, hubo asombros, hubo teatro demasiado teatro, hubo pueblo mucho pueblo, brosa guerrera, hubo harta raza cansada de estar harta, hubo convencidos, hubo anacronismos aferraciones y delirios a figuras e ideologías de terror (como las del señor que en su megalomanía se proclamaba el gran padre del pueblo ruso), hubo relajo, carcajadas, piropos de a monton, rostros jóvenes muchos jóvenes, pero también ancianos y padres de familia gente adulta, niños, pequeñines saltarines contagiando sus inagotables travesuras, hubo fuegos emocionales en los corazones de los citadinos, hubo cariño besos apapachos lluvias de vitores, hubo rostros cubiertos de lagrimas, hubo hambre de justicia, hubo gargantas con nudos tan impactantes y multitudinarios que parecían conjuntos de hoyos negros en el cielo de la esperanza, hubo personajes vaya personajes, hubo decepción y mucho pero muho consuelo, hubo regocijo y abuelitas harapientas que gritaban con mucha emoción "es un honor estar con Obrador" casí con lagrimas en los ojos y mucho coraje, hubo mentadas de madre al por mayor, hubo la convicción de no ser uno ni ser del monton sino ser una comunión de yos que tejen la solidaridad y mandan mensajes de insumisión, de rebeldía de esperanza, hubo corporativismo el que hace tiempo alimenta los egos y presupuestos de los quistes burocráticos del pardido amarillo y negro pero frente a la voluntad de los más resultaban opacados, hubo líneas pero también gente convencida de que no son un cheque en blanco, hubo la promesa de no ser de no permitirse ser una mueca de regocijo frente a la creencia de las derechas de que son implacables y de que pueden seguir haciendo y deshaciendo, hubo hasta algunas señoras muy bien vestidas y hasta catrinillos y que bien y bueno aunque fueron más reducidos ahora, hubo de todo de tocho morocho, hubo hasta agazajos colectivos y los clasicos guarrismos "pasita" "adios"
"macita" "jamon"
hubo circo y hubo improvisaciones múltiples simultaneas hubo de esto y de aqullo otro lo sabroso de caminar y caminar y mirar, hubo lluvia nutrida de símbolos tantos que se congestionaba la memoria, se creaba un trafico en la percepción y los ojos se perdían en fuentes irradiantes de mensajes y más mensajes y más griterios y risas y corajes, había chales y carambas y chinguen a su madre los partidos, hubo ojos inundados de relámpagos, hubo besos apapachos caricias y ánimos colectivos, hubo despedidas y promesas de reencontrarse, de no dejarse de no agacharse de no volver a ser un méxico perdido un méxico de olvidados de agachados de zarandeados de no ser ya ninguneados de luchar de resistir de reconstruir las igualdades y las diferentes formas y estilos de ser, de luchar contra los prejuicios, contra el olvido, contra la miseria que hace de los hombres y mujeres sombras borrosas, sí frente al posible chiste que para la derecha represento este día hubo la promesa firme de no permitirse, por más jodidos que se encuentre uno, ser un cero a la izquierda un olvidado más una miseria y una inexistencia para los que ejercen el poder, hubo muchas aguas, pero todas ellas dieron lo que bien se podría llamar las otras fuerzas vivas del méxico profundo que se niega a resignarse a ser un mal de resignaciones espirituales, sociales, culturales, hubo el grito de guerra de los otros méxicos que no se intoxican ni se apantallan con la seducción virtual y mercadotecnica, hubo de chile y de mole pero hubo y en consistencia, hubo al fin de cuentas resistencia frente a la calamidad, usurpación y empecinamiento de los poderosos... hubo una confluencia de los otros rostros de méxico en acción...
y al final hubo ríos de gente sobre 5 de mayo y Madero caminando
consolandose, apachando las calles con sus pasos convencidos y todavía en la entrada de bellas artes se podía escuchar los ecos vueltos olas "es un honor estar con Obrador"

Anónimo dijo...

Pues no mi buen Berna, no hubo una farsa, hubo un griterio encabronado gritando JUSTICIA!!!!

Asistio un pueblo real, de carne y hueso, nada virtual!!!

La esperanza fue real y los cantos del pueblo para todos esos que dicen que fue una farsa, les dedicaron estos cantos europeos:
uuuullllleeeeeerrrrrooooosssss!

sol dijo...

se ve que estuvo linda la puesta en escena, lástima que no la ví, como tantas obras de teatro que me he perdido. coraje que me da, por desorganizada y despistada.